En el Día Internacional Anticorrupción

• Durante el 2013 los indicadores de lucha contra la corrupción mostraron un aumento en la percepción de corrupción del país. Informe de la Comisión Nacional Ciudadana para la Lucha Contra la Corrupción.

• A pocos meses de finalizar el Gobierno Santos, aún no se ha sancionado la Ley de Acceso a la Información, ni se ha aprobado el documento CONPES que sería la guía de acciones concretas contra la corrupción.

Bogotá, 9 de diciembre de 2013 – Hoy, cuando se conmemora el Día Internacional Anticorrupción, la Comisión Nacional Ciudadana para la Lucha Contra la Corrupción (CNCLC) presenta un balance sobre cómo les fue al Gobierno y el Estado combatiendo este problema que generó en el 2013 un daño a la economía colombiana cercano a los 800 millones de dólares, según datos de la firma KPMG.

En el informe, que la Comisión presenta semestralmente a la Presidencia de la República y a la Secretaría de Transparencia, se revisan los avances de políticas y normas anticorrupción, compromisos internacionales, indicadores y casos emblemáticos de corrupción.

El documento resalta que durante el año, a pesar de los esfuerzos del Gobierno para avanzar en la implementación de normas contra la corrupción, a pocos meses de finalizar este gobierno, herramientas como el documento CONPES que contiene la Política Anticorrupción aún no han sido aprobado; y la Ley de Transparencia y Acceso a la Información está a la espera de ser sancionada y publicada. Si bien la Corte Constitucional la declaró exequible, el país aun está a la espera de conocer la sentencia. La Política Pública Integral de Lucha contra la Corrupción anunciada en el Plan de Desarrollo sigue en la lista de pendientes.

Los indicadores de percepción de corrupción en el país siguen siendo negativos. Este año, los resultados del Barómetro Global de la Corrupción reflejaron que la impunidad y lentitud en los procesos judiciales y la falta de mecanismos fuertes de denuncia y protección a denunciantes siguen incidiendo en este fenómeno. Entre otros resultados preocupantes, el Barómetro mostró que el 56 por ciento de los colombianos considera que la corrupción ha aumentado en los últimos dos años, que los ciudadanos clasifican al Congreso y a los partidos políticos como “los más corruptos” y que el 64 por ciento de los encuestados percibe que hay corrupción en el sistema judicial.

A esto se suma una creciente victimización por la corrupción. Se ha incrementado en un 50 por ciento el número de personas que reportaron que se les exigió un soborno durante el último año, según el Barómetro de las Américas 2013 (LAPOP). Esta situación se repite en el sector privado, donde el 94 por ciento de los empresarios consideran que se ofrecen sobornos en el entorno de los negocios, según la Encuesta de Prácticas contra el Soborno de Transparencia por Colombia.

Para Elisabeth Ungar, Secretaria Técnica de la Comisión Ciudadana, es necesario que, a pesar de que los próximos meses la agenda del gobierno estará enfocada en las elecciones 2014, se prioricen los compromisos pendientes en la lucha contra la corrupción. “La Comisión reconoce la voluntad del Gobierno por impulsar medidas y vincular al país a iniciativas internacionales de transparencia, pero nos estamos quedando en la mitad del camino sin implementarlas. Hay que pasar de la voluntad a la acción contra la corrupción”.

Recomendaciones de la CNCLC

Entre otras recomendaciones, la Comisión insta a que desde la Secretaría de Transparencia de la Presidencia de la República se haga un mayor acompañamiento y seguimiento a los Planes Anticorrupción en municipios y departamentos del país, ya que se desconoce el impacto real de estas medidas para prevenir la corrupción. Igualmente alerta sobre la necesitad de aumentar los esfuerzos de denuncia, investigación y sanción en sectores vulnerables a la corrupción y de alta sensibilidad para la ciudadanía.

Con miras a las próximas elecciones, la Comisión hace un llamado al sector empresarial para que se involucre de manera contundente en la lucha contra la corrupción haciendo más transparentes sus aportes a las campañas electorales.

Por otro lado, si bien se reconocen los avances del Gobierno al asumir compromisos internacionales para combatir la corrupción, como la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP), la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI) y la Convención para Combatir el Cohecho de la OECD, se exhorta al Gobierno para que, a pesar de la coyuntura electoral, se mantenga el compromiso del Estado en los procesos.

Finalmente, la CNCLC destaca el papel central de los temas de transparencia y lucha contra la corrupción para un escenario de eventual posconflicto. La paz requiere superar altos niveles de desconfianza que ha generado la corrupción entre actores públicos, privados y sociales, y alcanzar mayores niveles de transparencia que favorezcan una mejor inversión de los recursos públicos.

***

NOTA PARA LOS EDITORES: La CNCLC es una instancia de participación ciudadana creada por el Estatuto Anticorrupción, y sus miembros son designados por el Presidente cada cuatro años. Son miembros Julián Domínguez, Presidente de Confecámaras; Elisabeth Ungar, Directora Ejecutiva de Transparencia por Colombia; Álvaro Echeverri, Director del Centro de Investigaciones Socio Jurídicas de la Universidad Católica; Tulio Ángel, Presidente de ASOMEDIOS; Fredy Vega, Presidente del Consejo Nacional de Planeación; Miriam Luz Triana, Secretaria General de la CGT; y Héctor José Pardo, de la Confederación Colombiana de Libertad Religiosa de Conciencia y de Culto.

Contactos para la prensa:

Sonia Mesa Brújula Comunicaciones 300 264 86 34 – 2 85 66 15 info@brujula.com.co

Natalia Abañil 314 207 71 98 transparenciatpc@transparenciacolombia.org.co